Por: Fauquet anne desde Cayena.

Huelga general en Guyana Francesa,

Cayena, el martes 28 de marzo de 2017

La Guyana Francesa es una región de Francia con 250 000 habitantes que está ubicada al Norte de Brasil con costa sobre el Atlántico a 8000km de su capital, Paris.

Estos días aquí, en Cayena la capital, estan muy agitados y los medios de Francia y del mundo no saben bien lo que pasa, o ven los movimientos sociales con miedo y aprensión.

Este movimiento de huelga y bloqueo empezó hace unas semanas con el grupo de los 500 hermanos (grupos de manifestantes pacíficos caracterizados por portar pasamontañas) que apoyaron la gente harta de la inseguridad que está creciendo en Guyana Francesa, de la falta de acción y de consideración del gobierno francés por esta región. Los productores en paralelo se pusieron a bloquear las oficinas de la Dirección de la Agricultura en Cayena para confrontar al Presidente por lo que había prometido en 2013 y que nunca se cumplió, es decir el Pacto a Venir. Unas de sus promesas principales, supuestamente ayudando y desarrollando también otros 9 sectores de la sociedad guyanesa : el transporte, la vivienda, la economía, la educación, la salud y el apoyo y reconocimiento a las comunidades locales.
Así la gente, de todos las diferentes étnias y clases sociales empezaron a sentirse denigrados y olvidados por su gobierno, porque todos estamos involucrados y que nunca el Señor Presidente Hollande firmó la aprobación entera de dichas medidas, preocupándose más, probablamente, por el buen funcionamiento de la estación espacial de Kourou, la segunda ciudad de Guyana y el orgullo de Francia y Europa.

La ola creció, y creció, y el jueves pasado, los 500 hermanos bloquearon todas las rutas, paralizando la región, para confrontar de manera firme y directa las promesas de nuestros políticos con la situación real.

Como nadie pudo ir a trabajar, las empresas cerraron, como las escuelas, y los miembros del movimiento pidieron a los negocios, sin amenazas, de cerrar también, para que el pueblo parezca en duelo (por eso el vestido negro), disgustado por en lo que se convirtió su amado territorio.
Los medios franceses ni hablaron de lo que pasaba, aunque que sea muy fuerte y radical, evocaron solamente las colas gigantescas afuera de los supermercados (reflejo normal de la gente cuando hay bloqueos de rutas, puertos y aeropuertos) y mostraron imágenes de los 500 hermanos vestidos de negros y con pasa montañas, dando miedo, confusión y desconfianza respecto a esa gente que son determinada pero mas que todo pacífica. Este “disfraz´´ es solo una manera de crear un impacto, denunciar la inseguridad y así dar a conocer el movimiento.

Con esta huelga gigante que casi toda la gente siguió, esperábamos a una delegación de ministros para tomar decisiones y encontrar soluciones a la situación desesperada en la cual estamos ahora.
En lugar de eso, mandaron ex-secretarios y ex-gobernadores, que no tenían poder para firmar ningún tratado oficial ni estaban informados sobre la situación local. Fue una gran falta de respeto y los guayanes se sintieron todavía más insultados, así que la huelga se intensificó, con el acuerdo de los sindicalistas llamando a una huelga general de todos los rubros.
Mientras organizamos conciertos en los bloqueos, las gente está mas solidaria y unida, nos juntamos más, los padres juegan con sus hijos en la playa, salen y hablan con sus vecinos, hay un ambiente muy particular pero realmente fuerte y conmovedor: todos estamos determinados y unidos por la causa.

Hoy fue un día histórico: hubo la manifestación más grande y seguida de Guayana : mas de 35000 personas marcharon cantando y portando pancartas con sus reclamaciones a través de Cayena, empezando en la calle Mandela, un símbolo grande, y terminando en frente de la prefectura. Todo paso muy bien, hubo gente de todas partes, de todas colores, etnias, edades y todos estábamos gritando “nou bon ke sa “una frase criolla que significa ya es suficiente al gobierno, y nos juntamos para mostrar a nuestros “líderes´´ que estamos determinados a tener lo que necesitamos y sobre todo que a un momento, el estado es incapaz de nada , y que es el trabajo de cada uno de hacer el esfuerzo para hacerse escuchar y respetar, que cada uno tiene que aportar su grano de arena para construir este país rico, bello y con mucho potencial.