Marcela López activista feminista de El Salvador, ha escrito y compartido la historia de injusticia de la que es víctima su madre Sonia Sanchéz, quién es acusada por difamación por la empresa Inversiones Robles, luego de que ella denunciara los daños ambientales que han provocado en el territorio de Porvenir.

Sonia Sanchéz, quién es acusada por difamación por la empresa Inversiones Robles, luego de que ella denunciara los daños ambientales que han provocado en el territorio de Porvenir.

Sonia Sanchéz, quién es acusada por difamación por la empresa Inversiones Robles, luego de que ella denunciara los daños ambientales que han provocado en el territorio de Porvenir.

Este día comparto con los y las lectoras lo que siento y pienso, escribo desde mi condición de ciudadana salvadoreña la cual no recibe las garantías constitucionales que le prometió en algún momento su Estado al momento de su conformación, además escribo como joven, activista, feminista defensora de Derechos Humanos que exige y promueve la garantía de estos para las poblaciones más vulneradas; pero lo más importante escribo como la hija rebelde educada por una mujer aguerrida, luchadora, con ideales que van más allá de las practicas patriarcales-capitalistas y que ahora está siendo acusada y perseguida por aquellos que un día le prometieron democracias y una vida de derecho.

Desde el 03 de marzo del 2015, en un municipio rural del departamento de San Salvador, de El Salvador,  llamado Santo Tomas, hemos enfrentado una lucha por la defensa de la vida y de los recursos naturales que nos provee la madre tierra, los cuales fueron asechados por una empresa constructora, propiedad de una de las Familias más ricas del país, “Grupo de Inversiones Robles” de la Familia Poma. En la fecha antes mencionada dicha empresa inicio la tala y terracería de 40 manzanas de bosques que además son de recarga hídrica que provee de agua a las familias que habitan a sus alrededores por medio de pozos artesanales, ya que no cuentan con tuberías de agua potable; la deforestación de dicho terreno fue con el objetivo de construir una residencial llamada Brisas de Santo Tomás, ahora Sierra Verde esto para la clase media-alta, que tienen las posibilidades de pagar una vivienda de $85,000.

A parte de deforestar nuestro bosques y poner en peligro las fuentes de recarga hídrica, se ha detectado que este proceso no solo afecta a la vida de la madre tierra y el equilibro ambiental, sino que además el proceso de obtención de los permisos ambientales para dicha construcción han sido otorgados de manera sospechosa y alarmante con inconsistencias de fechas y requerimientos según ley.

photo_2015-11-04_10-29-03

A parte de esto el proceso nos ha llevado a poner en peligro la integridad de los y las defensoras de derechos humanos con amenazas recibidas por parte de empelados de la constructora que han dicho frases como “Espero verte Solo para darte dos Plomazos” o el acoso y la agresión policial ejercida hacia mi persona, mi hermana que para esa fecha era menor de edad y para dos jóvenes menores de edad a los cuales nos jalonearon y nos empujaron, además de gritarnos y amenazarnos que nos meterían presos/as solo por protestar de manera pacífica.

No bastando con eso mi familia recibe para esos días una llamada donde nos amenazan, y mi madre recibe una demanda por Coacción interpuesta por 4 hombres que ni siquiera conocemos, los cuales son representados por abogados prestigiosos de derecha, (el apoderado legal de Robles), y para sumarle también demandan a mi mamá por calumnias y difamación donde le exigen $25,000 por daños, ahora yo me pregunto ¿Por qué una empresa que gana millones le exige tal cantidad a una mujer de 40 años diabética, madre soltera de 4 hijas y que además viven del salario que recibe la hija mayor?.

Y pensar que; lo que más me indigna no es todo lo que ya conté, sino la incompetencia de las instituciones, como es posible que la Ministra de medio Ambiente se esconda para no recibirnos en una reunión y que además nos diga que no hará nada porque no se arriesgara a que le pongan una demanda ¿pero porque tres personas de la tercera edad y mi mamá si pueden exponerse a ser demandados?, ¿Por qué el Alcalde del Partido ARENA, en lugar de defender los recursos naturales de su municipio, permite que lo destruyan por medio del cambio de ordenanzas municipales a conveniencia del lucro capitalista y además permite que empleados de la municipalidad amenacen a los que si defendemos la vida?, ¿Por qué cuando queremos denunciar en fiscalía los abusos de autoridad ejercidos por la PNC nos re victimizan y nos piden que debemos llegar bien vestidos para poner la demanda, negándonos el servicio?, ¿Por qué el Estado habla de cambio climático, de prácticas del buen vivir, pero no detienen estos proyectos urbanísticos que ponen en riesgo la integridad de la madre tierra, y de sus pobladores?

Termino diciendo que a pesar de tanta interrogante, enojos, llantos, impotencia, mi familia y el resto de personas que continuamos la lucha ambiental en Santo Tomas seguimos con mucha esperanza, rebeldía y sueños que la justicia llegara y nuestros bosques no seguirán siendo depredados por la codicia de los poderosos intocables de nuestro país El Salvador.

photo_2015-11-04_10-28-52

Por Marcela López