Claudia Castrosin, 40 años, empleada pública, activista y lesbiana. Militante kirchnerista

Texto y fotos: Facción Buenos Aires

clau1

 ¿Qué sentiste al votar?

Sentí que votaba con convicción. Con la responsabilidad absoluta y consciente de que con mi voto puede ayudar a darle continuidad a un proyecto que busca igualdad entre las personas. Porque lo que cambió junto con Cristina y Néstor Kirchner es que gobiernan con el pueblo y para el pueblo. Este es un gobierno que te da esa posibilidad, el ser parte de un proyecto. Por ejemplo,  las organizaciones LGTBI hemos votado pensando que nuestra participación política es importante. Ahora la decisión política es importante. Y ese valor que se le da a las organizacion LGTBI no se lo dio nadie, sólo este gobierno.

 

clau2

¿Qué diferencia encontrás entre la actual elección y la anterior?

Hubo errores que se podrían haber evitado. Daniel Scioli es un candidato que no le gusta a todo el mundo y eso es un error grande. Pero también es tiempo de aprender a votar de forma orgánica. Y eso, el que no es militante, no lo entiende. Nos estamos jugando la continuidad un un proyecto, tenemos la responsabilidad de pensar en el futuro.

 

clau3

¿Cuál candidato pensás que faltó en estos comicios?

A mi me gusta Florencio Randazzo (actual Ministro de Transporte). María Rachid (legisladora por el Frente para la Victoria y ex vicepresidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo),  creo que también es otra persona que podría haber estado, fue una articuladora fundamental para los derechos LGTBI. Pero estoy segura que los candidatos que no estuvieron en esta elección seguirán militando y actuando desde otras trincheras, seguirán trabajando desde el lugar que les toque. La realidad es que es un contexto difícil, muy delicado. Hoy se define si se sigue construyendo un modelo de país donde estemos todos y todas, de verdad.  Particularmente, no creo  que haya una sola persona en la Argentina que no haya sido alcanzada por algunos de los derechos logrados en estos 12 años. Ya sea por PROCREAR (programa de crédito para vivienda) o la ley de la  reproducción asistida. O aquel que tiene una prima lesbiana, seguramente pudo casarse.  Por ejemplo,  mis viejos por primera vez cobraron jubilación atrasada. Hay muchas conquistas, es imposible no verlas.  Todo este trabajo no fue magia, mucha gente se sumo a este proyecto y hay que cuidarlo.