Por  Priscilla Sena para Faccion 

Primer dia de actividades del Facción Latina. Hora de hacer la credencial. El local del evento fue en el Centro Cultural de España, llamado CCE. AL llegar mi turno para ser atendida en el cadastro me preguntan: “Cuál és tu nombre, su colectivo y su país?” – Yo le contesté: Mi nombre es Priscilla Sena, del Movimiento Cultural Supernova y soy de Brasil! Te juro que en este momento me quedé emocionada de estar representando mi movimiento en Uruguay. Me dijeron que entre tantos estados brasileños que estaban participando, yo era la única representante de Distrito Federal.

Me dieron una credencial del evento, y me fui a sacar algunas fotos para el equipo de social media para publicarla en la red. He salido con una gran sonrisa en la foto, era de alegría misma: poder participar de este encuentro es algo algo muy gratificante esa oportunidad: el contacto con otros idiomas, otras vivencias y realidades.

La primera programación era para organizar la cobertura colaborativa, y se acordó cubrir colectivamente los materiales de video, foto y textos de divulgación. Tenía muchos participantes y las personas llegaron a comentar que era el mayor grupo de cobertura colaborativa comparado con otras ediciones de Facción, entonces nos dividimos en dos grupos: foto/video y redes/redacción. He ido al grupo 2 por motivos óbvios, porque mis habilidades con foto y video son pequeñas.

Nos reunimos para organizar el equipo. Había muchas personas hablando en español y yo lo comprendo poquito, por lo que seguí en base a mi intuición. Después de este viaje la primera cosa que haré será tomar clases de español.

Y entonces nos fuimos a comer. Los platos en Uruguay son distintos de Brasil, a pesar de seren muy buenos, confieso que estoy sintiendo mucha falta del arroz con alubias.

Un rato antes de la cena fui a la plenaria de apertura del evento, en qué tendríamos ponencias de algunos representantes de los movimientos sociales y culturales de cada país. Y en esa plenária, habían representantes de diversos países de latinoamérica. El representante del nuestro ha sido Pablo Capilé, que inició su discurso maravillosamente bien diciend lo siguiente:“Iré hablar en portugués, en homenaje a la caravana de más de 50 brasileños que están aqui hoy”. Los brasileños vibraron con su habla y yo me sentí totalmente representada, porque tengo la impresión de qué el portugués algunas veces, es olvidado por cuenta de la predominancia de personas que hablan español, percibo que los brasileños tienen el cuidado de aprender el espanhol para facilitar la comunicación, o intentan por lo menos arriesgar un “portuñol”.

La parte de la cocina también fue clave. Me tocó el turno de la cocina colaborativa para prepar la cena: la  logistica de organización fue a através de la selección de  los ayudantes que estarán en los turnos, durante los días del evento. Lavé un montón de platos. Pero la propuesta fue muy interesante, pues así se construye realmente un ambiente colaborativo y con espíritu de colectividad. La cena era sopa con carne y verduras, acompañados de un pan casero muy rico (el pan es el mejor que ya comi en mi vida, inexplicable!) y todo servido en un cacharro de barro.

Luego de la cena se dio início al debate sobre la legalización de la cannabis en Uruguay, en el cuál los participantes aprovecharon el momento para cambiar experiencias y divertirse. La cuestión de la legalización les gusta mucho a los brasileños, pues se sienten libres para fumar sus porros sin que nadie los reprima. Yo, como no fumo y no bebo, me quedé observando, charlando con la gente. Y, al final de día, volvi al hostel descansar para el próximo dia de actividades que vendría.