Paraguay tiene una de las legislaciones más restrictivas en materia de aborto. La única excepción a la penalización se da cuando existe un riesgo para la vida de la mujer. Fuera de esta excepción, se encuentra penalizada en todos los casos, con penas que pueden ser de hasta 2 años (para el caso de las mujeres que se practiquen un aborto), o hasta 6 u 8 años de privación de libertad en los casos agravados, cuando la vida de la mujer fuera puesta en peligro con la realización del aborto.

Aborto Seguro y Libre

De acuerdo a cifras relevadas, “entre 1996 y 2009, de manera aproximada, una mujer ha muerto cada tres días debido a causas relacionadas con el embarazo, el parto y el puerperio, y un 23% de estas muertes fueron debidas a un aborto; es decir, casi un cuarto del total. En este lapso de 14 años, un promedio de 30 mujeres murieron cada año por aborto, y se puede decir que aproximadamente cada 12 días una mujer perdió la vida por esta razón” (Soto y Moragas, 2013).

Los datos de mujeres procesadas por aborto (un promedio de 27 al año entre el año 2007 y 2010), muestran la gran diferencia entre la ocurrencia del hecho y la persecución penal. La penalización no impide la práctica, más bien condena a las mujeres más pobres a practicarlo en condiciones inseguras que en muchos casos las condenan a la muerte.

El reciente caso de la niña conocida como Mainumby, una niña de 10 años embarazada presuntamente por el abuso de su padrastro, reabrió el debate social con relación a la despenalización del aborto, sobre todo en casos de violación, de riesgo para la vida y de niñas y adolescentes. Paraguay tiene altas cifras de embarazos en niñas y adolescentes, donde el 20% del total de embarazos anuales corresponden a niñas y adolescentes. El estado paraguayo obligó a la niña a llevar a término su embarazo, eludiendo la responsabilidad por la falta de protección, ya que antes del embarazo, la madre ya había denunciado el abuso, sin que el estado investigue adecuadamente, permitiendo la continuación del hecho que terminó en el embarazo de la niña.
Por otro lado, el parlamento conformó una comisión para el estudio de la reforma penal y procesal penal, donde abrió la posibilidad de recibir propuestas de la sociedad civil. La Campaña 28 de Setiembre, por la despenalización del aborto , presentó una propuesta de despenalización hasta las 12 semanas y con posterioridad en los siguientes casos: a) riesgo para la salud; b) inviabilidad fetal; c) niñas y adolescentes de hasta 17 años; y, d) cuando el embarazo fuera producto de violación o abuso sexual. Hasta el momento, la Comisión de Reforma no ha emitido ningún dictamen sobre esta propuesta.

Mientras tanto, las mujeres, niñas y adolescentes en Paraguay siguen arriesgando sus vidas ante la indiferencia del estado.
Fuente consultada: Soto, Clyde y Moragas, Mirta (2013). Aborto, sistema penal y derechos humanos de las mujeres.
Link AQUÍ