Texto: Daniel Martinez/ Micaela Tavara
Direccion Intervencion: Micaela Tavara

En estos tiempos de incertidumbre política y social donde la alegría de luchar y la esperanza han sido reprimidas  en paises como Perú, Mexico y Colombia pueden mas complicadas, que en otros paises de Latinoamerica, donde el silencio y el miedo nos acechan el arte se convierte en un espacio de transformación, en el mejor cincel para la creación de un mundo mejor, un medio de comunicación y de interpelación para la creación de espacios comunes de esperanza y revolución. El arte es y será nuestra trinchera de lucha y puede sonar como una amenaza, como una declaración de guerra… Pero llego la hora de sonreír.

Foto: Alberto Tavara

Foto: Alberto Tavara

Con alegría y audacia un grupo de ciudadanxs decidió realizar una intervención artística en el día más importante de esta Patria llamada Perú. Descalzos pero armados de pintura blanca impusieron sus pasos a las calles tomadas por las fuerzas del Estado, que se encargaban de que nada pudiera enturbiar el discurso de uno de los lideres políticos no electo más influyentes de este país que se asume como laico, el cardenal Cipriani. Evento al que acudían todos los poderes económicos y políticos, la familia presidencial, los 130 congresistas, los empresarios y periodistas  juntos en una ceremonia donde no son bienvenidos el poder popular, el de a pie, la ciudadanía.

Foto: Alberto Tavara

Foto: Alberto Tavara

Eran las 6 de la mañana cuando bajo el pseudónimo de periodistas de la única revista instalada en la plaza de armas, entramos no sin pocos discursos de convencimiento, a la redacción de la revista. El primer obstáculo ya estaba superado, estábamos todos y todas juntxs, esa fue nuestra primera victoria pero aun faltaba lo mas importante la acción insitu.

Durante algunas horas cargamos nerviosos nuestros elementos pintura, baldes y cámaras, repasábamos nuestros textos una y otra vez, ajustamos nuestras bandas presidenciales ya tan desacreditadas por nuestros gobernantes y lo más importante disfrutábamos y soñábamos, reíamos a carcajadas nerviosas e imaginábamos los posibles escenarios, y es que esta es y será nuestra arma, la alegría y el arte que tantas veces nos ha sido arrebatada.

El Te Deum es uno de los rezos más antiguos de cristianismo, “A ti Dios”,  un cantico de abnegación, una ceremonia que se realiza desde hace siglos en el día central de nuestra Patria, acabando con uno de los principios de la democracia actual: la separación de poderes.

Ya estaba acabando y faltaban pocos minutos para salir, toda la plaza de armas se encontraba tomada por las fuerzas armadas, policía nacional del país y seguridad del estado, era momento entonces de salir y hacer un nuevo camino salimos sin miedos con nuestra única herramienta el arte y a grito de guerra tomamos la pista

El Perú necesita representantes honestos, reconstruyamos nuestra Patria, defendamos la democracia con alegría y audacia.

Foto: Alberto Tavara

Foto: Alberto Tavara

Foto: Alberto Tavara

Foto: Alberto Tavara

Foto: Alberto Tavara

Foto: Alberto Tavara

¡¡¡ NO a la corrupción !!!

¡¡¡ NO al miedo !!!

Hagamos un nuevo camino…”