Por Diego Molina, integrante de la RedMICA

Costa Rica no tiene medios de comunicación comunitarios, y la ley de radio vigente, de 1954, no permite que se creen.

En el país es imposible para una comunidad u organización social acceder legalmente a una frecuencia de radio o de televisión, pues todas se encuentran concesionadas, en su gran mayoría a empresas privadas.

Como la ley es tan antigua y tan lejana a la realidad actual, ha generado una serie de vacíos legales, que sumados a la poca acción de los gobiernos, han generado un caos en la administración del espectro radioeléctrico, en el que se albergan estas frecuencias de radio y televisión, y que según la Constitución Política costarricense, son un bien público.

Según datos de la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL), presentados en sus informes 02492-SUTEL-DGC-2014 y 756-SUTEL-DGC-2014 la cobertura que se ha dado por muchos años a diversas zonas del país es deficiente.

Los datos indican que el 70% de las televisoras no cumplen con la cobertura que deberían dar y muchas de ellas no llegan ni siquiera al 50% de la cobertura del título habilitante, osea del territorio que les corresponde. En radio los números tampoco son alentadores, ya que se presenta un 90% de incumplimiento, con el atenuante de que todas las emisoras de cobertura nacional no cumplen con ese título de nacional, es más ninguna logra abarcar el 50% de la cobertura exigida y algunas radios no llegan ni al 10%.

Memes 2

La radiodifusión comercial excluye las zonas rurales y costeras del país

La falta de control por parte del Estado también ha propiciado la concentración de frecuencias en pocas empresas, lo cual según la Corte Interamericana de Derechos Humanos, atenta contra la libertad de expresión. Por ejemplo, en televisión abierta VHF, osea la de mejor cobertura nacional, 5 de las 7 frecuencias están concesionadas a grupos extranjeros, y 4 de ellas controladas por una sola empresa. Por su parte en radio, 5 grupos controlan la mitad de las frecuencias (algunos de ellos controlan 10 frecuencias o más).

Y es más grave aún: tal y como se está ejerciendo la radiodifusión en nuestro país, se están violentando instrumentos internacionales de derechos humanos suscritos por Costa Rica, entre ellos la Convención Americana de Derechos Humanos, el Principio 12 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Declaración Conjunta sobre Diversidad en la Radiodifusión de las relatorías sobre libertad de expresión de la ONU, la OEA y otras organizaciones.

Ley Participativa de Radio y Televisión

Por todas estas razones, la Red de Medios e Iniciativas de Comunicación Alternativa (RedMICA) y el Movimiento Social por el Derecho a la Comunicación de Costa Rica, junto a otras organizaciones e instituciones aliadas, redactó un proyecto de ley llamado Ley Participativa de Radio y Televisión (https://leyderadioytele.org/), la cual busca crear un marco legal acorde con nuestros tiempos, y que promueva el derecho humano a la comunicación.

Este proyecto de ley contempla la creación de medios comunitarios, y busca poner orden en la administración y distribución de las frecuencias.

Los principios fundamentales del proyecto de Ley Participativa de Radio y Televisión son el derecho humano a la comunicación como eje transversal; el espectro radioeléctrico como un recurso valioso y escaso que pertenece a la colectividad; y la radiodifusión como actividad de interés público relevante que debe trascender el enfoque que privilegia la dimensión comercial. Asimismo, regula integralmente las frecuencias de radio y televisión; fortalece el surgimiento de diversos medios de comunicación; y prevé la entrada en vigencia de la digitalización de la televisión en el país.

La RedMICA considera que esta ley debe ser vista como una propuesta ciudadana, y por eso decidió presentarla ante el Congreso a través del mecanismo de iniciativa popular. Este mecanismo consiste en que las personas de la sociedad civil presentan el proyecto de ley sin mediación de partidos políticos. Para ello se deben presentar ante el Congreso las firmas del 5% de las personas que pueden votar en el país, que en el caso de Costa Rica son alrededor de 154000 firmas.

Se necesitan 154000 firmas para que el proyecto de ley pueda ser presentado al Congreso por iniciativa popular

Se necesitan 154000 firmas para que el proyecto de ley pueda ser presentado al Congreso por iniciativa popular

La campaña de recolección de estas firmas arrancó el 12 de marzo del 2015 tras la presentación pública del proyecto de ley que se llevó a cabo en el auditorio del Colegio de Periodistas.

Asimismo, se están realizando talleres, reuniones y foros en comunidades y con organizaciones sociales y comunitarias para que conozcan y se apropien del proyecto de ley. La meta es construir un Movimiento Social por el Derecho a la Comunicación alrededor de esta propuesta. Ya se comienzan a ver los frutos de este proceso, pues numerosas organizaciones sociales han brindado su apoyo, como se puede leer en esta nota.

11248158_491101091065617_1505620448840594166_n

Recolecta de firmas por todo el país

Un debate complejo

El desorden en la administración del espectro radioeléctrico y la pésima legislación en este tema han favorecido a las grandes empresas mediáticas, que concentran frecuencias y pagan impuestos muy bajos, con montos de hace 60 años.

Por ello las cámaras empresariales de medios se oponen a cualquier intento de regulación que cambie el panorama que tanto les ha favorecido.

El gobierno de Costa Rica también se encuentra elaborando un proyecto de ley oficialista sobre radiodifusión. Un primer borrador del proyecto gubernamental fue catalogado como “Ley Mordaza” por los grandes medios, pues incluyó sanciones a medios de comunicación que divulguen noticias falsas o atenten contra “las buenas costumbres”. Ese borrador fue prácticamente enterrado por el fusilamiento mediático y ahora el gobierno comenzó uno nuevo.

En este ambiente se desenvuelve la propuesta ciudadana, la cual es mucho más ambiciosa que la gubernamental, pues busca democratizar las frecuencias de radio y televisión.

En este enlace se puede leer el proyecto de Ley Participativa de Radio y Televisión promovido por la RedMICA (ES) https://drive.google.com/file/d/0BytEZf4sVW8cOTM4M3VIdUNmNU0/view