Por Shariana Ferer-Nuñez, Colectiva Feminista en Construcción

Ayer  se cumplío el plazo del infame Plan de Regularización del gobierno de la República Dominicana que pretende deportar a más de 200 mil haitianos y dominico-¬haitianos sin permiso de residencia. Varias organizaciones y activistas, tales como la Colectiva Feminista en Construcción, COMUNA Caribe y Amnistía Internacional-Puerto Rico se dieron cita frente al Consulado Dominicano en Puerto Rico para repudiar la xenofobia y el racismo institucional del estado dominicano. El gobierno dominicano pretende desnacionalizar a miles de personas de ascendencia haitiana y repatriar a decenas de miles de trabajadoras/es haitianas/os.

“Sabemos que todos los gobiernos de turno han utilizado a la población migrante, una de las más vulnerables, para responsabilizarla de los problemas del país y en tiempos de crisis el acoso a esta población se agudiza. Por eso, de la misma forma que despreciamos la xenofobia en Puerto Rico en contra de la población dominicana y repudiamos las leyes antiinmigrantes de Estados Unidos, rechazamos la ley 169-¬14 que demuestra, una vez más, el racismo que existe entre pueblos que incluso comparten una misma isla y cuyas historias y culturas han estado siempre entrelazadas.” puntualizó Vanesa Contreras, activista e integrante de la Colectiva Feminista en Construcción.

costarica

Foto: Ruth García

En un momento en donde en muchos países de América Latina se está impulsado la hermandad y la solidaridad entre los pueblos, hasta el punto de crear una ciudadanía suramericana, consideran insólito que el gobierno de la República Dominicana se esté comportando como cualquier otro país imperialista que se aprovecha del trabajo de la población migrante y luego la saca de sus fronteras. Por otro lado, se resalta que se está actuando en contra de un grupo de migrantes en particular porque nadie ha cuestionado el estatus de todo el capital extranjero, principalmente europeo o norteamericano. Esto último evidencia que la mayor parte de las personas que sufrirán las deportaciones son de la clase trabajadora.

costarica2

Foto: Shariana Ferrer-Nuñez

“Ya en las últimas horas antes de que venciera el plazo para la regularización impuesta por el gobierno dominicano, estuve acompañando a cientos de mujeres y hombres que desesperados veían el tiempo agotarse y sus esperanzas mermar. En el centro de regularización de mi pueblo (Santiago) con una sola computadora, las filas bajo el sol eran interminables. La policía ponía el “orden” entre amenazas y desprecio, mientras ninguna organización local se presentaba o expresaba nada (aclaró que en su pueblo en particular porque sí se han pronunciado en lo nacional). El centro cerró a las 19h y allí estuve hasta esa hora junto a otros dos amigos que pude llamar, en nuestra impotencia sólo pudimos acompañarles. Auto-gestionamos agua y meriendas para algunas de las decenas que estaban allí desde las 5 de la mañana, no era suficiente.” relató Ruth García, desde Santiago, República Dominicana

Exigimos que se reconozca la nacionalidad dominicana de las y los dominicanas de ascendencia haitiana y se respeten los derechos de la clase trabajadora haitiana que serán expulsados, la gran mayoría tras una vida de trabajo en condiciones de esclavitud moderna en la República Dominicana y a las cuales no se les respeta el derecho a una pensión por años trabajados.
“Es urgente cuestionar y repudiar un nacionalismo que nos divide y unas fronteras artificiales que nos degradan. Migrar es un derecho humano, y eso lo sabemos muy bien en Puerto Rico en donde cada año se van más personas de la Isla buscando una mejor calidad de vida. La justicia y el derecho a una vida digna no debe tener fronteras. ¡No sobran inmigrantes, sobran racistas!” expresó Hilda Guerrero, activista e integrante de COMUNA Caribe.