Hace tres meses atrás el femicidio de Daiana García, una joven de 19 años brutalmente asesinada y arrojada a un basural, quebró la paciencia de un grupo de periodistas, artistas y activistas, cansados de tener que tratar por cotidiana y natural la muerte sistemática de mujeres. Bajo la consigna #NiUnaMenos, ocuparon las planas de sus puestos de trabajo, disparando e involucrando en primera persona a la voz del periodismo como actor fundamental en el tratamiento social y cultural con la que nuestra actualidad aborda, reflexiona y actúa sobre los diferentes tipos de violencias hacia las mujeres, y fundamentalmente, a los femicidios.

La convocatoria tomó carriles propios, contribuyendo a la visibilización de diferentes intervenciones publicas, buscando potenciar la resistencia a la violencia machista para romper los silencios y la indiferencia con la que habitamos el exterminio sistemático de mujeres y de toda forma de disidencia femenina. Desde los “Siluetazos” públicos que dejaron grabadas en las calles argentinas las figuras de centenares de mujeres asesinadas, hasta las lecturas publicas que invadieron plazas y calles el 26 de Marzo buscando potenciar y organizar el repudio feminista.

#NiUnaMenos

Esta semana el clamor por #NiUnaMenos se ha convertido en una convocatoria internacional a manifestarse en contra del asesinato sistemático de mujeres en todo el país, con especial énfasis en visibilizar e interpelar los vacios que por parte del Estado nacional y Estados provinciales demoran la lucha contra la erradicación de este apartheid sobre las mujeres y las feminidades.

Este Miercoles 03 de Junio, miles de ciudadanxs ocuparan las calles argentinas bajo el lema #NiUnaMenos, pidiendo por la declaración de emergencia social en materia de violencia contra las mujeres. Oficialmente involucra la implementación del artículo 9 de la Ley Nacional de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en dónde desarrollan sus relaciones interpersonales (Ley Nacional 26.485) que establece la creación de un Plan Nacional, a cargo del Consejo Nacional de las Mujeres. En esa línea, también se denuncia la urgente necesidad de reasignar presupuestos a nivel nacional y provincial, a efectos de materializar las políticas públicas necesarias para los fines creados por la Ley, que implica generar los mecanismos legales pertinentes para garantizar el acceso de las victimas a la justicia, así como tecnología específica para garantizar su protección, la creación de un Registro Oficial Unico de víctimas de violencia contra las mujeres y la implementación eficiente de los programas de Educación Sexual Integral creados por la Ley 26.150.

Vea más sobre la convocatoria en la fanpage oficial de la Colectiva #NiUnaMenos