El día de la madre tiene su origen en un poema escrito por la activista Julia Ward en 1870. “La espada del asesinato -decía- no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión”. Con esta proclama, invitaba a todas las madres a rebelarse contra la guerra y a gritar furiosas por el desarme, negando a sus maridos aplausos y caricias, negándose a enviar a sus hijos para que se mataran entre ellos.

Hoy 10 de mayo, en muchos países se celebra el día de la madre, una fecha familiar pero sobre todo comercial. Se venden cosméticos, cenas, ropa y todo cuanto sirva para agradecer a quienes nos trajeron al mundo, pero se pasan por alto las palabras y acciones que dieron origen a esta conmemoración. ¿Y qué estamos agradeciendo o celebrando?

En #ELLA2015 nosVirginia encontramos mujeres con distintas posiciones de vida y activismo, confrontamos posturas, estuvimos muchas veces en desacuerdo pero sobre todo, expresamos nuestras solidaridades con todas las otras formas de ser mujeres y feministas. Junto con quienes en toda Latinoamérica trabajan por la –necesaria y urgente- descriminalización del aborto, participaron mujeres que son madres y desde ahí han asumido su propio feminismo, en el trabajo diario que supone criar un hijo o una hija.

En este día y a manera de proclama, desde la mesa de trabajo gritamos que no queremos maternidades impuestas ni restricciones a la maternidad. No queremos madres abnegadas y acostumbradas a sufrir, obligadas a estudiar y trabajar, y además luchar por transformar esta sociedad patriarcal y machista. No queremos madres que soportan la violencia de sus parejas ni de sus hijos, no queremos que la maternidad sea una obligación: ni antes, ni durante, ni después de haber parido.

UMATrabajamos porque la maternidad sea una elección y que el deseo de ser madres surja de la libertad sobre nuestros cuerpos y nuestros proyectos de vida. Nos preguntamos por la posibilidad de asumir las maternidades colectivamente, aprendiendo de experiencias como los feminismos comunitarios, pero llamando a todas las personas e instituciones a que asuman que los niños y niñas que nacen no son solamente de sus madres y no son ellas quienes deben dejarlo todo por ellos.

Con Noís Radio hablamos con dos participantes que son madres: la Virginia y la Nina Uma, abuela y madre.