Hoy Obama desafía a Venezuela declarándola una amenaza “a la seguridad nacional” de su país, cuando, evidentemente la amenaza al mundo se encuentra en la Casa Blanca. Un grupo de poder que reacciona ante las transformaciones profundas de un mundo que avanza hacia la desconcentración de poderes imperiales, y ante una América del Sur que durante más de 10 años se convence y convence al mundo que sólo en paz y en democracia se resuelven las diferencias y se conquistan mejores condiciones para los y las latinoamericanas.

Venezuela y su Revolución apenas están naciendo, pero hemos logrado construir un terreno fértil de organización popular que sin duda no permitirá que las y los venezolanos cedan al capital y a cualquier imperio algo de lo ya conquistado; no hay duda de que la Revolución Bolivariana continuará. En Venezuela las comunas hablan de gobiernos comunales y producción social de la vida, las mujeres de igualdad de género, los y las indígenas de respeto a las tierras ancestrales, el movimiento LGBT de matrimonio igualitario, los y las obreras de cogestión y autogestión, los movimientos culturales toman más espacios y rescatan/crean más simbología criolla.

size_810_16_9_venezuela-maduro

En las calles de Venezuela se analiza a profundidad la crisis económica, la mayoría del pueblo que hoy sufre los embates del acaparamiento de alimentos y la esquizofrenia de precios, durante más de 1 año han aguantado la guerra económica porque identifica a sus enemigos de clase: empresarios que arremeten contra los ingresos y la capacidad adquisitiva de la población luego que el gobierno re-distribuyera ampliamente la riqueza petrolera entre la población. En los campos de Venezuela se está trabajando para producir la comida que consumimos, en las calles de Venezuela se habla de cómo China se posiciona en el mundo, de Rusia y su influencia en la Europa en crisis, de los asesinatos de afroamericanos en las calles de Estados Unidos, de los desaparecidos en México; se habla de la transformación del mundo, del Socialismo como vía para la democracia sin fin.

ObamaMaduro(2)En Venezuela, nos pensamos como parte del sur del mundo. Nuestras luchas, nuestras democracias y nuestras riquezas son las luchas, las democracias y las riquezas del sur del mundo. En ese sentido, planteamos que desafiar a Venezuela, es un desafío al sur del mundo: sólo juntos podremos lograr la mayor suma de felicidad de nuestros pueblos y levantar esperanzas de un nuevo mundo, el mundo del siglo XXI. Nuestros ejércitos son las Fuerzas Armadas de Bolívar y su ejército libertario, es Chávez y su ejército de amores. Ejércitos que nunca han empeñado sus armas para conquistar, ejércitos nacidos de la necesidades de independizar naciones, liberar a sus pueblos.

Por esto nos amenazan, porque Venezuela y Latinoamérica son evidencia de que el mundo tiene un destino muy distinto al que Obama y su debilitada gestión pretenden imponer en la región. Las amenazas, las bombas, las guerras, las muertes constituyen expresiones paradójicas de sociedades “avanzadas” que luchan como bárbaros por la defensa de intereses egoístas, que entienden el mundo como presa que sólo sirve para saciar su apetito de confort, sostenido con recursos naturales y humanos de las tierras que bautizan como amenaza, para invadir, expoliar, despojar, colonizar y destruir.

Colectivos, organizaciones populares, comunerxs, venezolanos y venezolanos que aprendimos a hacer política sin guerra, a convencer y a “torcer el brazo” imponiendo la guerra a los que no piensan y actúan como nosotros, hacemos un llamado a todos los movimientos sociales del continente y el mundo, a pronunciarse por el respeto a nuestra soberanía, a nuestros esfuerzos enormes para construir un mundo de iguales, en paz y democracia, y un cese del hostigamiento a los paises de Latinoamerica que decidimos refundar nuestro destino, libre y soberano.

Yanki Go Home!

@tiunaelfuerte

@kalacras

@codigos_libres

@Vallecochetelot

@Bituaya

@lorenafreitez

@deltimboteatro

@kronopiokndanga

@otro_beta

@alpargatas2021