Foto: Dexpierte & Puro Visaje

Foto: Dexpierte & Puro Visaje

La pasada noche del 7 de marzo se realizó un plantón frente a la iglesia de Lourdes de Bogotá para conmemorar el día internacional de la mujer trabajadora. Sus convocantes, la Tremenda Revoltosa Batucada Feminista, las Gafas Violetas y otras organizaciones feministas, hicieron un llamado para realizar una toma de la plaza por “por un 8 de marzo feminista, creativo, radical y callejero”  puesto que en días anteriores, Antanas Mockus, exalcalde de Bogotá,  y su grupo político convocaron a una “Marcha por la vida” para el 8 de marzo. Domingo de ciclovía: perfecto para convocar a más gente. Decisión supremamente desatinada teniendo en cuenta el desconocimiento que este hecho implica de un día de conmemoración de luchas históricas y constantemente invisibilizadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A las siete de la noche inició la rueda de la batucada afinando sus tambores y llamando cada vez a más gente para acercarse y escuchar los gritos al unísono: “Este día no es de fiesta, es de lucha y resistencia”. Hacia los extremos, Las Gafas Violetas realizaron un tendedero de ropa donde exponían frases alusivas a diferentes tipos de violencia a las mujeres. En medio del repique de tambores, las asistentes al plantón fueron sorprendidas por un performance en el que se expusieron ocho casos de mujeres que fueron asesinadas, violadas, desaparecidas o que sufrieron ataques con químicos. Historias que hacen eco en la plaza recordando que las violencias hacias las mujeres siguen presentes en la casa, en la calle y en el trabajo, así como también continúan sin descanso nuestras luchas por igualdad de derechos y por la liberación de nuestros cuerpos y mentes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ese sábado, una vez más, nos citamos para abandonar el miedo y tomarnos las calles juntas. Con la rabia acumulada conjuramos por un nuevo año de lucha y resistencia feminista y desde las mujeres.

!De noche, de noche o de día,

desnudas o vestidas,

que respeten nuestras vidas¡