Entrevista con Sara García, miembro de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto

(03-02-2015 /Gabriela Mejía/ La Radio Tomada/ El Salvador)

La lucha por la libertad de las 17 inició el 1 de abril de 2014. “Nos presentamos distintas compañeras, feministas,  ciudadanas, ante la asamblea legislativa de El Salvador con 17 interposiciones de indulto, uno por cada mujer que había vivido situaciones de violencia estructural o instituciones, o situaciones sumamente injustas, mujeres que habían transitado del hospital a la cárcel , mujeres jóvenes la mayoría de ellas, empleadas domesticas con bajo nivel de escolaridad (todas compartían este perfil)”, cuenta Sara.

Desde la agrupación ciudadana por la despenalización del aborto han venido trabajando por la libertad y justicia de las mujeres que viven las consecuencias de la penalización absoluta del aborto en El Salvador.  El proceso de indulto lo que busca es extinguir una pena por motivos de justicia y equidad. Han realizado una campaña a través de redes sociales a nivel internacional y nacional en la cual se manifestaron distintas compañeras desde; Nicaragua, Honduras, Chile, Guatemala, España, el país Vasco, Londres, Alemania y distintas personas que desde donde estaban empezaron a aportar, enviando cartas a El Salvador, desde sus países, exigiendo al Estado Salvadoreño la libertad inmediata de las 17,denunciando la violencia estatal que las 17 están enfrentando, debido a la legislación actual

Fueron transcurriendo los meses y en octubre de 2014, se emitió un informe favorable de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para el caso de Mirna, quien finalmente salió de prisión tras cumplir la pena. En enero se presenta este informe favorable, por parte de la CSJ en el cual manifestaban que existían motivos poderosos de justicia y equidad para otorgar el indulto a Guadalupe. Un caso en el que no existen pruebas directas. Esto supone un hecho sin precedentes en la historia salvadoreña. Es el primer indulto para una mujer.

Actualmente quedan 15 mujeres en prisión. De éstas seis tienen informes desfavorables de la CSJ. Quedan aún nueve casos pendientes y para los que se están buscando nuevos caminos, siempre en la vía jurídico política, para demostrar su inocencia.

Nosotras estamos luchando por que se despenalice el aborto, porque se respete la decisión de las mujeres, de nosotras las mujeres, una decisión básica y fundamental, DECIDIR SOBRE NUESTROS CUERPOS Y NUESTRAS VIDAS.

Según Sara, es importante agilizar los trámites de los indultos que aún están pendientes y urgente una reflexión, un debate, un diálogo alrededor de las consecuencias que está generando la legislación actual del país. “No se puede estar cada vez que una mujer tenga una emergencia obstétrica, o cada vez que una mujer viva experiencias, como por ejemplo la que tuvo Beatriz se tenga que pasar por un proceso legal”.