Por Adriana Naranjo, RedMICA, IndignadosCR.

8_Captura_de_pantalla_2014-12-07_a_la_s__01.15.19

La comunicación es una necesidad humana, una capacidad que compartimos con los demás primates; pero en una época como la actual se debe dejar sentada además la comunicación como un derecho, un derecho humano intrínsecamente relacionado con otros como la libertad de expresión, la libertad de prensa y el derecho a la información.

Vivimos en un momento histórico donde se le confiere a la información el poder de transformar la sociedad, y es por ello que muchos gobiernos-corpoaciones-empresas están empeñados en perpetuar la hegemonía de los medios de comunicación y el manejo de la información, pero también debido a esto es que cada vez son más los colectivos y las agrupaciones ciudadanas enfocadas en la lucha por una real democratización de la información, en gestionar medios alternativos y comunitarios y en garantizar una diversidad de opiniones y visiones de mundo; desde WikiLeaks hasta el corresponsal rural de un medio comunitario.

En Costa Rica, como sucedió en muchos otros países, solo existen medios de comunicación comerciales, es decir, se manejan las frecuencias para radio y televisión (que son un bien público) como un negocio privada para el lucro de unas cuantas empresas. La ley que regula el uso de estas frecuencias es de 1954, cuando en nuestro país ni siquiera existía la radio en frecuencia modulada ni la televisión.

Es por ello que la Red de Medios e Iniciativas de Comunicación Alternativa (RedMICA); que agrupa más de 80 medios alternativos costarricenses y tiene 6 años de estar luchando por la democratización de la comunicación y los medios en el país; se autoasignó la tarea de construir una nueva ley, basada en los mejores principios incluidos en las recientes leyes aprobadas en Suramérica .

Para leer el texto completo. http://bit.ly/1wy8wIQ