Por Mónica Monge – Colectiva La Tule

9_IMG_1321

(Fotografía Alfredo Huerta)

Es triste ver como los gobiernos intentan cooptar las diferentes luchas sociales. Muestra de esto fue lo  que sucedió este 25 noviembre en Costa Rica en la marcha de celebración del Día Internacional contra la Violencia hacia las mujeres. El gabinete roba-cámaras liberado por el presidente de la república Luis Guillermo Solís encabezó esta marcha. Es molesta esta situación, ya que el Estado costarricense está muy lejos de garantizar a las mujeres el derecho de un vida libre de violencia.

Las cifras son alarmantes, ya que según los informes de la sección de Estadísticas del Poder Judicial, cada día cinco mujeres son víctimas de una violación o de tentativa de violación en este país, en lo que va del año se han cometido 18 femicidios, además en el 2013 fueron interpuestas por mujeres 11 mil 133 demandas por violencia en el hogar…Cuántas agresiones  no son denunciadas por miedo?

Por otra parte se está dando un retroceso en materia de derechos adquiridos en equidad de género. Ésta tendencia, lejos de ser un fenómeno aislado en Costa Rica, se hace sentir a nivel regional, ya que existen grupos de hombres organizados que tratan de esquivar sus responsabilidades legales, intentando mostrarse víctimas.
Pero no todo está perdido, ya que aunque se trató de institucionalizar la marcha, miles de personas de la más diversa índole asistieron desde la sociedad civil, desde sus colectivos y colectivas, ONGs, sindicatos, agrupaciones o de forma autónoma, aportando estas organizaciones sus propios recursos y además su ingenio para exigir un alto a la violencia hacia las mujeres, visibilizando como esta violencia nos afecta a todxs como sociedad.